La música como analgésico

Según un estudio de investigadores del Hospital General de Massachusetts, nuestra música favorita tiene el poder de aliviar el dolor. En el ensayo clínico participaron 48 individuos sanos a los cuales se aplicaron estímulos térmicos para inducir dolor. Durante el experimento los participantes se veían expuestos a cuatro posibles escenarios: silencio, ruido, sonidos musicales o una selección de su música favorita. En cada caso se solicitó a los individuos que puntuaran sus sensaciones de dolor en una escala calibrada. La música personal resultó tener un efecto analgésico significativamente superior al demostrado por los demás tratamientos. Los expertos señalan que las causas de este fenómeno no son del todo claras. Sin embargo, en entrevistas posteriores los sujetos sometidos al experimento indican que fue fácil enfocar su atención en la música para distraerse del dolor.

Según los investigadores, este efecto favorable se podría aprovechar para maximizar la efectividad clínica de cualquier tratamiento, o al menos debe ser un factor a considerar en la creación de ambientes que ayuden al alivio del sufrimiento de los enfermos.

Referencia:
Christine Hsieh , Jian Kong, Irving Kirsch, Robert R. Edwards, Karin B. Jensen, Ted J. Kaptchuk, Randy L. Gollub. (2014). Plos One. Well-Loved Music Robustly Relieves Pain: A Randomized, Controlled Trial. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0107390#authcontrib

Suscríbete o comparte con tus amigos: